top of page

SEMINARIO 2023:
Sexo y nominación

 

El nombre dimensiona lo real de la clínica analítica. La transferencia gira alrededor de esa vacuola que la nominación pone en acto. El analista, de pronto, como por un torbellino, podría encontrarse ante ciertas palabras que, desprendiéndose del supuesto diálogo analítico, hacen resonar el decir en el cuerpo, despiertan el deseo dormido y abren la vía de la palabra al
sujeto. Paul Celan, el poeta alemán, exiliado y perseguido por los nazis, atravesado por una relación opaca con Heidegger, osó nombrar el lenguaje, dijo “las rejas del lenguaje” y ese guante, arrojado al mundo, es el que recoge el analista.

La nominación toca esa reja, toca ese límite infranqueable poniendo al sujeto de cara a lo real. Desde luego no desde su entronización como analista sino absorbiéndose, por él mismo, en un declinar, tal vez para callar, que deja al
sujeto responsable de su propio deseo. El sexo vira, cada vez, hacia ese decir, decir-dicho, tropiezo, desazón que impone la dureza, la fijación entre rejas, sin poder hacerse género, sin poder hacerse su propio ser.

Se dice Hombre-Mujer. No alcanzan esos bastiones de la humanidad para nominar, para hacer del sexo el acto en cuestión. Por el contrario, vaga transmutándose en pulsión y perdiéndose en significante.

Esa fue la vena de Freud, seguir la huella siempre evaporada del sexo. Sin embargo, paradójicamente, allí crece una razón, la de Freud mismo, quien hace de su errancia, el hallazgo, la apuesta, el nombre.

Seminario a cargo de Cecilia Domijan.
Primer y tercer lunes del mes 20hs.


Comienza en abril.
Actividad no arancelada.

SEMINARIO 2022:
¿Por  qué nos interesa la pulsión?

bottom of page